New Internationalist

Una Fruta Del Futuro (spanish Version Of Fruit Of The Future)

Issue 317

new internationalist
issue 317 - October 1999

Taking a break from the packing at Finca 6. Taking a break from the packing at Finca 6.

Fruta del Futuro

En la República Dominicana está tomando lugar un
extraordinario experimento, el cual beneficiará tanto
a productores como a consumidores.

En realidad, la historia comenzó en 1992 con un pequeño desastre ambiental. En los montes que se extienden en acción oeste del otro lado de la conflictiva frontera de la República Dominicana con Haití, había 250 familias viviendo en un estado de virtual indigencia. Comenzaron a quemar el bosque en el que vivían para fabricar carbón para la venta.

Angel 'En realidad, no queríamos hacerlo', dice Ángel Custodio, un hombre sagaz que se encuentra en los primeros años de una activa jubilación. 'El bosque es un organismo vivo y nosotros lo estamos matando. Sabíamos que no podía durar mucho tiempo. El medioambiente donde vivimos está lleno de vida y nuestro deseo es protegerlo. Pero no teníamos otra alternativa, ni otras posibilidades de cómo ganarnos el sustento. Por ello pedimos al gobierno que nos ayudara.'

Supongo que se podría decir que tuvieron suerte: El gobierno respondió. En el llano costero en las afueras de la pequeña ciudad de Azúa, el gobierno construyó una aldea entera para la comunidad de Ángel, con todos los servicios incluidos, caminos pavimentados, centro de salud, iglesia y viviendas relativamente decentes. También entregó un campo de tierra en barbecho, y por eso fértil, lo bastante grande para que cada familia tuviera su propia parcela de al menos dos hectáreas, suficientes para poder vivir. Por tanto, los trabajadores del carbón se dedicaron a cultivar maíz, mandioca y unos cuantos marianos - además de unos pocos bananos. No utilizaron productos químicos por qué Ángel Custodio no tiene problemas en reconocer que no tenían suficiente dinero.

Los habitantes de la Finca 6, como prosaicamente se le llamó, estarían hoy sin duda en la misma situación, si no hubiera sido por dos golpes de suerte. En realidad, el primero es una bendición curiosa. Jamás he estado en un lugar donde hiciera tanto calor. Incluso dentro de la cabina del taxi, una camioneta con aire acondicionado, el termómetro registraba por encima de los 40° centígrados, pero esto parece ser excepcional. Sin embargo, el calor es relativamente seco. Estas son malas noticias para las plagas de los cultivos, las que necesitan de una buena dosis de humedad para su propagación. Por otro lado, la existencia de riego, y de una napa de agua debajo del suelo, son buenos augurios para el cultivo de bananos.

El segundo golpe de suerte es que en el norte del país dos organismos holandeses estaban abocados a la tarea de desarrollar métodos superiores y más rentables de producción bananera. Solidaridad (ong) y Max Havelaar (empresa comercializadora de comercio justo), ambas holandesas, han logrado ciertos progresos haciendo frente a circunstancias notoriamente adversas. Yo ya sabía de su trabajo desarrollado como pioneros en la comercialización del café de comercio justo (NI 271).

The Custodio clan Jetta Van den Berg, una joven holandesa, había trabajado en la misma veta. En 1994, creó una empresa de exportación en Azúa, llamada Savid SA, una elisión de ‘salud’ y ‘vida’. Savid tomó sus primeros pasos en el delicado negocio de exportar un producto nada convencional: bananos orgánicos. Actualmente, la empresa exporta a Europa, Estados Unidos y Japón. Esto ha contribuido a hacer de la República Dominicana el productor más importante de bananos orgánicos del mundo, con más del 80% del total. Aunque esto sólo representa 27.000 toneladas, el mercado mundial se ha ido extendiendo rápidamente a un promedio de 30% al año, y la demanda supera sistemáticamente a la oferta.

Savid se propuso a trabajar con nuevos productores y decidió ponerse en contacto con la Finca 6. 'El mercado de bananos orgánicos parecía ser mucho más atractivo que el mercado de otros productos', comenta Ángel. 'Así fue como comenzamos a producir para Savid. Ahora estamos totalmente convencidos que la producción orgánica es mejor que la que utiliza métodos convencionales. Le aseguro que no sólo pensamos en nuestras vidas, o en nuestra salud, sino que también velamos por los intereses de los consumidores, así como por el desarrollo de nuestro país. Y también, por qué no, por el desarrollo de otros países.'

La prueba de fuego se produjo con el huracán George, que arrasó la República Dominicana destruyendo gran parte de los cultivos, también los de la Finca 6. Contrariamente a la forma en que las Tres Gigantes explotaron el huracán Mitch en Guatemala, Savid continuó financiando a los productores hasta que éstos se recuperaron totalmente.

Porfirio takes another call. Compromiso orgánico
Porfirio Acosta Gil, quien me lleva a visitar la plantación, lleva consigo un teléfono móvil que nunca para de sonar. '¡Tantos problemas que atender!', suspira. 'Debería desconectarlo'. Pero no lo hace. En su calidad de jefe de producción de Savid, tiene a su cargo un grupo de ingenieros agrónomos y se le considera una persona de relevancia. Un joven nos saluda desde un ciclomotor y Porfiro me comenta que todavía no le ha pagado. Me explica, pacientemente, que antes de pagarle tiene que conseguir el dinero que una tercera persona le debe a él. Avanzamos lentamente por el camino, detrás de otro hombre en moto, quien lleva un machete colgado a la espalda. Porfirio mira la hora. 'Este hombre se dirige al trabajo. Aunque no tendría por qué ir, ya que es hora de almorzar. Lo hace voluntariamente. Es incréible la dedicación de la gente.'

Después de Guatemala, e incluso Dominica, no puedo creerme lo que estoy viendo aquí - todo lo que nos rodea son plantas de bananos que parecen crecer sin la ayuda de productos quimicos de ninguna clase. Porfirio me asegura que lo que veo no es mentira. La certificación orgánica la lleva a cabo la Agencia alemana BSC, y las pruebas son realizadas con rigor.

Nos explica que en realidad no hay nada misterioso al respecto. El principal requerimiento es atender meticulosamente a las plantas, cortar las hojas secas, mantener limpia la capa superior del suelo, quitar las flores de las ramas en el momento adecuado y cubrirlas con bolsas de plástico reutilizables, libre de productos químicos, para así favorecer el crecimiento y prevenir el daño que pueden causar los pájaros y el follaje de los árboles.

El mismo sistema ‘Seguidor’(one follower system) es usado aquí al igual que en otros lugares: los sucesivos brotes son llamados 'madre', 'hija', 'nieta'; previniéndose el desarrollo de otros brotes. Como consecuencia de la aridez, el tallo más bajo de la "madre" se conserva despues de cortado, permitiendo así que la gran cantidad de agua contenida en el brote sirva para drenar al siguiente (de ahí la denominación ‘Seguidor’). Hay canales de riego que utilizan aguas subterráneas extraidas de los pozos. Se fumiga con aceite cítrico, el cual controla sino la totalidad, la mayoría de las enfermedades del banano. Hasta hoy día los fertilizantes orgánicos son importados desde Costa Rica, aunque su producción empieza a ser desarrollada en el país. Visitamos la fabrica de fertilizantes donde grandes cantidades de excrementos de animales y abono atraen mosquitos enormes. Fui, finalmente, víctima de uno de ellos. Quién sabe, en tal ambiente es muy posible que grandes arañas peludas, como en las fábulas de mi infancia, haya pasado al lado de mis piernas o acechado desde un racimo de bananas, desesperadas, haciendo autostop desde el Caribe, para escaparse, antes del comienzo del holocausto químico.

Porfirio tiene el aspecto de alguien que sabe usar bien sus talentos. Imagino que sus habilidades serían mucho mejor recompenzadas si las ofreciera a compañías comerciales tradicionales.

‘Posiblemente’, nos responde. 'En realidad no lo sé. Y además, no estoy interesado. Verás, a pesar de todos los problemas de este trabajo, tengo muchas satisfaciones. Me satisface muchísimo estar involucrado en algo en lo que la gente también está comprometida, con gente que está resurgiendo de la pobreza, y que se sienten haciendo algo importante. En este momento es lo que quiero hacer.'

Trata por todos los medios de dejar bien en claro que no todos los agricultores orgánicos de Savid son pequeños productores dueños de la tierra, como es el caso de la Finca 6. Más adelante nos encontramos a Seferino Corporán, quien es propietario de 32 hectáreas y emplea a más de 20 trabajadores. Admiro, por un momento, el cálido sol del mediodía. Siempre recordaré la saludable aura de este día. Pequeñas chozas rodean la ciudad de Azua donde los campesinos sin tierra todavía viven en absoluta pobreza. Los he visto por todas partes, caminando por la carretera desde la capital, Santo Domingo, la cual atraviesa campos de caña de azúcar similares a las plantaciones bananeras de Guatemala.

La Finca 6 es diferente. En un principio, los campesinos no estaban muy seguros de como organizarse. Jetta van den Berg y Savid insistían sobre la necesidad de tomar una decisión al respecto, ya que sería imposible tratar individualmente con cada productor. "Pensamos en formar una cooperativa" dice Angel Custodio. " Pero nuestra experiencia en cuanto a cooperativas rurales no ha sido siempre muy positiva. Demasiados engaños, y la cosa me da miedo. De ahí que decidieramos crear una Asociación. Cada uno de nosotros todavía posee su propia parcela, y todos pertenecemos a la Asociación, la cual se reune regularmente y elige representantes que se ocupan de las relaciones con Savid y con los asuntos que nos afectan a todos. Por ejemplo, si un parcelero no cuida las plantas adecuadamente, hay riesgo que aparezcan enfermedades, y que éstas se propaguen entre los demás cultivos.

La influencia de Savid es tan dominante que no puedo más que preguntarme si no se siente jugando el rol de patrón. Angel no piensa así. '¡La realidad es que no existe otra compañia como Savid!' afirma, 'Nuestros intereses tienen que estar por encima de los de la compañía. La compañía puede separarse de nosotros cuando quiera. Por eso pienso que debemos permanecer organizados. No deberíamos pensar que la asociación va a durar sólo diez años. Queremos que dure mucho más y que progrese.'

Heriberto tending the mighty herb on his 'parcel'. Construyendo en base del éxito
Angel está satisfecho por el hecho de que productores vecinos ahora están dispuestos a unirse a la Finca 6. Esto, piensa, es una buena muestra del éxito. El mejor consejo que les puede dar es formar su propia asociación, asegurándoles que la Finca 6 les ayudará tanto como pueda. 'Queremos ver a la gente unida, especialmente la gente pobre. Bien, si tienes dinero, especialmente mucho, mucho dinero, entonces puedes vivir como quieras. Pero si, como nosotros, no lo tienes, entonces vas a necesitar servicios de alguien que no es dinero, algún tipo de servicio ofrecido individualmente, de forma personal. Si nos organizamos podremos conseguir este!'

De este modo, en 1997, la Finca 6 fué declarada como finca modelo de comercio equitativo por Max Havelaar de Holanda, donde existe el mercado más importante para los bananos de comercio equitativo. Mientras hablamos, Ángel y yo estamos sentados bajo el tejado de un nuevo comedor para los productores - el cual fuera construido por los fondos de la prima de comercio justo. También hay planes para construir los muy necesitados almacenes.

Es así, la Finca 6 ha conseguido algo muy poco corriente: un producto orgánico, que es a la vez suficientemente rentable. Trato de concluir que este extraordinario logro ha sido producto de la mera fortuna. Ahora bien, ¿Es simplemente una cuestión de buena suerte si un gobierno decide, de cuando en cuando, justificar su existencia asistiendo a la gente que dice representar?. ¿Es mera coincidencia que, en el planteamiento de un comercio tan obsoleto como el practicado hoy en día, la gente en todas partes se vean en la necesidad de desafiar la sombría ortodoxia y buscar algo mejor?. ¿Es producto del azar el hecho de que la gente posea determinadas habilidades, capacidad inventiva, determinación y responsabilidad para llevarlo a cabo? La respuesta es tajantemente NO.

Aun así tengo mis dudas sobre la Finca 6, pues conozco los obstáculos que tienen que enfrentar, y de ahí que todavía les quede un largo camino por recorrer. En primer lugar, los miembros de la Finca 6 han convertido sus parcelas casi por completo a la producción de bananos, lo que ha creado una dependencia en un monocultivo exportable. Aparte de los huracanes, los riesgos que existen son casi imposibles de superar. Los métodos orgánicos no son completamente efectivos contra la Sigatoga Negra - la peor enfermedad en el cultivo de bananos - o contra los hongos. Tarde o temprano el mercado para los bananos orgánicos será tan traicionero como para cualquier otro producto. Son compañías externas las que se contratan para el empaquetado y el transporte frigorífico, mientras que en el corazón de la plantación hay trabajadores que perciben salarios de pobreza. Jetta van den Berg es la única accionista de Savid SA, y mucha de las decisiones parecen depender de ella.

Camino con Portillo a través de la parcela de Heriberto Custodio, otro miembro del clan de Custodio, actual presidente de la Asociación de la Finca 6. La situación se va haciendo más clara conforme mis dudas se van desvaneciendo. Ya me lo habían comentado, pero lo veo con mis propios ojos: otros parceleros han venido a echar una mano a Heriberto. Hoy tenía planeado limpiar esta parcela- mañana le tocará a otro. Trabajan al ritmo de sus machetes, cortando excesivos tallos, limpiando los canales de riego, podando las hojas enfermas, hablando y bromeando entre ellos. No poseen el empuje de los movimientos mecánicos de los trabajadores rurales, aunque no por ello el trabajo es menos extenuante en este calor tremendo. Porfirio mira alrededor con los ojos bien abiertos , señalando de vez en cuando alguna hoja que necesita poda, una flor allí que es preciso arrancar, la primera evidencia de una mancha en una hoja; persuadiendo, enseñando y animando.

'Estas plantas son muy productivas', me comenta. 'Son tan productivas como las de las grandes plantaciones. Todo lo que se necesita es conocimiento, cuidados y habilidades. Y trabajar muy duro, por supuesto.'

Le pregunto cuánto gana un parcelero. 'Realmente no lo sé. Decido no preguntarle más. Pero me han dicho que es alrededor de $1,000 al mes y puede llegar hasta los $2,000.'

Pointing out leaf spot. Nos han invitado a casa de Heriberto. El camino que nos lleva a la blanca puerta está rodeado de flores y de un recortado seto. Dentro, dos hermosas adolescentes, las hijas de Heriberto, sentadas en unas confortables butacas, ven la televisión. Está su hijo también, estudiante de ingeniería electrónica en Santo Domingo, y una sobrina pequeña, muy inquieta. Detrás de las sillas se encuentra el comedor, y aunque hemos llegado sin avisar, una comida a base de verduras frescas, arroz y pollo es rapidamenta servida. También hay agua fresca del grifo con un chorro de zumo de lima recién exprimido.

Heriberto, suavemente, se queja del trabajo no remunerado que tiene que realizar para la Asociación, de las constantes disputas que tiene que resolver y el peso de la responsabilidad.

'Pero sabes', le digo, 'A los trabajadores de las plantaciones en Guatemala les sería muy difícil creer lo que aquí pasa. Incluso a mí me cuesta creer que haya un camino intermedio, que sea posible ganarse la vida decentemente cultivando bananos. Tú debieras estar orgulloso de lo que has conseguido.'

'Por supuesto que lo estamos', dice la mujer de Heriberto. 'Deberías haber visto como vivíamos en las montañas, y el estado de este lugar cuando llegamos. ¡No hay comparación! Ahora podemos vivir dignamente. Aquí hay futuro para nuestros hijos.'

Y después, trae las bananas.

' Ustedes comen bananos!', dije.

'¡Por supuesto!', dice ella. 'Son muy buenos para uno, sabes. Muy nutritivos. Muy sabrosos.¿No crees que sería un poco extraño si no los comiesemos?'

'Muy extraño sin duda,' dije.

Pelé el banano y lo coloqué en el plato. Corté un trozo y pinchándolo con el tenedor lo puse en mi boca.

'Bien, ¿Que piensas?' me pregunta ella.

'Perfecto,' digo. 'Absolutamente perfecto.'

Domingo

Dominican Republic snapshot
Population: 8 million
Infant mortality rate: 40 per 1,000 live births
Illiteracy rate: male 17% and female 18% of people aged 15 and above
Average income (GNP per capita): $1,750
Exports of goods and services: $7,221 million
Exports of bananas: $10 million – 62,000 metric tons

Sources: World Bank Country Data; FAO data. All figures are for 1997

 

Bananos de comercio equitativo y orgánicos
The perfect banana enters a refrigerated container at Finca 6. El criterio para los productos orgánicos está siendo ahora firmemente establecido y científicamente verificado. Pero aunque los bananos representen todavía una pequeña parte del creciente mercado orgánico, en 1997 se estimó su valor mundial en $10 billones. La Comunidad Economica Europea es el mercado más grande del mundo, y Alemania el mayor consumidor de bananos orgánicas, con unas ventas superiores a 6,000 toneladas in 1998. Le sigue Gran Bretaña, con un consumo de alrededor de la mitad. Los pronósticos parecen ser extremadamente positivos. La única limitación son los problemas relacionados con el suministro. El precio de la prima de venta al público puede variar desde el 50 hasta el 200 porciento.

Sin embargo, los bananos orgánicos no son necesariamente bananos de comercio equitativo, y su situación es bastante compleja. El criterio incluye relaciones directas entre consumidores y productores, un precio mínimo garantizado y un precio de venta que incluye el traspaso de la prima a los productores, además de obligaciones financieras favorables a largo plazo. Los mayores proveedores son las cooperativas de Ecuador, La República Dominicana y Costa Rica, y también una plantación en Ghana. El precio de la prima de venta al público alcanza a una media de un 20 porciento.

El monto total de los bananos de comercio equitativo importados por Europa Occidental ascendió de 12,500 toneladas, en 1997, a 17,366 toneladas, en 1998. El principal importador es Agrofair, una empresa conjunta formada por la ONG holandesa Solidaridad y por productores de países en vía de desarrollo. Agrofair fue la pionera en el mercado holandés y representa mas del 60 porciento de las importaciones europeas. Su lanzamiento en Holanda, en 1996, supuso acceder a un 10 porciento del mercado holandés en unos cuantos meses, y aún mantiene un promedio del 5 porciento, el nivel más alto alcanzado por un producto de comercio equitativo.

AlterTrade de Japón ha estado importando desde 1989 bananos de la cooperativa Negros en Filipinas. La Fundación Tranfair planea comenzar a operar este año en EE.UU., mientras en Canada el Instituto de Desarrollo Sostenible, y Oxfam Canada, están intentando introducir la fruta en el estado de British Colombia, auspiciados por la Fair Fruit Iniciative/Iniciativa de la Fruta Equitativa.

En 1997, FLO (Fair Trade Labelling Organizatio International/ Organizacion Internacional para el Etiquetado de Comercio Justo), la cual ha compilado un Registro de Productores Certificados cubriendo una variedad de productos, se estableció en Bonn. Encuestas llevadas a cabo sugieren que el 7.5 porciento de los consumidores europeos estarían dispuestos a comprar bananos de comercio equitativo, pagando un 10 más por concepto de prima al productor , lo cual representaría 300,000 toneladas al año. La necesidad de comprar nuevas licencias de importación para los nuevos operadores, en el marco del Régimen Europeo, es una de las mayores limitaciones. En 1999 el contingente asignado a los nuevos operadores fue limitado a 276 toneladas. Para comprar las licencias de otros operadores es necesario pagar altas sumas, lo que incrementa el precio de venta al consumidor y reduce los pagos a los productores.

Source: The Market for ‘Organic’ and ‘Fair-trade’ Bananas, FAO Committee on Commodity Problems, Intergovernmental Group on Bananas and Tropical Fruits, Gold Coast, Australia, May 1999.

previous page choose a different magazine go to the contents page go to the NI home page next page


This first appeared in our award-winning magazine - to read more, subscribe from just £7

Comments on Una Fruta Del Futuro (spanish Version Of Fruit Of The Future)

Leave your comment